9 estrategias para implementar m-learning en las empresas

Contar con la capacidad para dar respuesta a las necesidades de conocimiento de sus colaboradores, en el mismo instante y lugar en el que surgen, es una característica de alto valor agregado para una organización comprometida con el desarrollo del talento.

por Daniel Wilner, director General de élogos Latam

Los miembros del equipo de élogos Latam, desde hace unos meses, estamos trabajando en un informe relativo a estrategias y recomendaciones para implementar proyectos de mobile learning, entendiendo que el aprendizaje móvil se consolida como respuesta efectiva para los crecientes desafíos de ubicuidad y portabilidad, que hoy plantea la formación corporativa.

El reporte que estamos elaborando surge frente a la demanda creciente que nos vienen manifestando nuestros clientes, para contar con respuestas sólidas que cubran las necesidades de capacitación y desarrollo del talento de sus colaboradores, en el momento y lugar en el que se originan los requerimientos para acceder a determinado conocimiento o información, con la mayor eficiencia y rapidez posible.

Previo a la publicación del reporte completo, que tendremos disponible en las próximas semanas, hemos decidido compartir un documento ejecutivo con algunas estrategias que sugerimos para el desarrollo de este tipo de proyectos.

Formación portable y ubicua: una clara tendencia de mercado

“Todo aprendizaje es móvil”. Con esta frase comenzaba Gary Woodill su libro titulado “The Mobile Learning Edge: Tools and Technologies for Developing Your Teams”, publicado en 2010. Dos años más tarde el Forbes Skillsoft Report (2012) revelaba que el 61% de los gerentes de empresas manifestaban tener una estrategia de m-learning lista para ser implementada.

En el año 2013 Ambient Insight trazó las proyecciones de crecimiento del mobile learning entre 2012 y 2017 en las diferentes regiones del mundo, ubicando a América Latina con la segunda mayor perspectiva de crecimiento a nivel mundial, superando a Europa, Asia y América el Norte. Entre los países de América Latina, Chile ocupa el quinto lugar en proyecciones de crecimiento del m-learning para el mismo período, detrás de Guatemala, Brasil, República Dominicana y México, por encima de Colombia, Bolivia y Perú.

Certificando a Gary Woodill y convalidando las perspectivas de mercado planteadas por el Forbes Skillsoft Report y Ambient Insight, hoy el aprendizaje ocurre en todas partes, y es móvil y portable, potenciando la experiencia formativa. Un hecho indiscutible, más allá de cómo las organizaciones estén asumiendo y resolviendo (o no) esta realidad. Por consiguiente, la pregunta ya no es si resulta conveniente o no adoptar el m-learning, sino cuándo y cómo hacerlo.

En efecto, los requerimientos de acceso al conocimiento en entornos laborales surgen en ambientes diversos y ocurren en cualquier momento, poniendo en juego los desempeños profesionales y consecuentemente los resultados de una organización.

Un dispositivo móvil (ya sea un smartphone, una tablet e incluso un wearable) permite contar con fuentes de información o aprendizaje para responder de manera exitosa a desafíos laborales, en el momento exacto en el que se necesita acceder al conocimiento para resolver una situación determinada.

Pensemos en un vendedor que tiene en su smartphone, tableta o wearable la información de los clientes que visita, con los productos que debe ofrecer de acuerdo a su segmento, las tarifas, promociones, sus gustos, incluso el nombre de la secretaria con la fecha de su cumpleaños. Y que cualquier duda que tenga este colaborador comercial, en el instante previo a ingresar una reunión, pueda resolverla rápidamente desde su dispositivo móvil. Información y conocimiento just in time.

Veamos algunas estrategias para desarrollar procesos de aprendizaje móvil:

Estrategia N°1: Pensar diferente para hacer la diferencia.

No se trata de hacer exactamente lo mismo (en términos de capacitación) usando dispositivos móviles, sino de aprovechar las potencialidades de estos dispositivos para lograr mejores procesos de formación.

El desafío para los responsables de los proyectos formativos que impulsa una organización, es pensar en soluciones orientadas a satisfacer necesidades formativas y/o de desempeño de sus colaboradores, y tomar (a partir de ello) decisiones relativas a la integración de los medios adecuados para responder de manera eficaz y eficiente a los requerimientos planteados.

Hoy la capacitación debe seguir a la persona (en el lugar y momento en que la necesite) y no al puesto de trabajo.

Estrategia Nº 2: Combinar medios de acceso al conocimiento.

La combinación de múltiples medios y multi-dispositivos para el logro de los objetivos de aprendizaje esperados, es una de las claves centrales de los procesos formación actuales. En ese sentido, utilizar los dispositivos móviles abre interesantes posibilidades y nuevas dimensiones para la formación corporativa y el desarrollo del talento.

Por ejemplo, Woodill asocia las funcionalidades de los dispositivos móviles con el tipo de solución a la cual podrían aportar. Una clasificación a modo de orientación preliminar, basada en el principio de la combinación de medios múltiples, para la solución de un problema de desempeño (Q&A with Gary Woodill: Why Nobody Will Be Talking About Mobile Learning in 5 Years, 2013).

El gran desafío es diseñar experiencias de aprendizaje que combinen de manera efectiva diferentes medios, y -a su vez- extraigan de cada medio las potencialidades que ofrece, bajo tres premisas clave:

  • Movilidad.
  • Ubicuidad.
  • Portabilidad.

Estrategia Nº 3: Diagnóstico

Como ocurre en cualquier otro proyecto y particularmente en las iniciativas de formación profesional y desarrollo del talento en organizaciones, el primer paso reside en definir la necesidad a cubrir (en el marco del análisis que nos convoca) e identificar de qué manera puede ofrecer una solución a este requerimiento, la movilidad y portabilidad del conocimiento. Es el punto de partida para diagnosticar cuáles son las condiciones para la implementación de m-learning.

En esta instancia, es preciso -para planificar adecuadamente la implementación del aprendizaje móvil- contar con una perspectiva de proyecto y con una visión sistémica del mismo en relación con los objetivos de la empresa.

Si una organización no está dispuesta a invertir en diagnosticar si la cultura organizacional está preparada para asumir el cambio y determinar la forma en que debiera gestionarse, mejor abstenerse, ya que las probabilidades de fracaso son altas.

Y si la organización no se encuentra madura para incorporar m-learning, pero entiende que el aprendizaje móvil es la solución adecuada para sus necesidades de capacitación y desarrollo del talento, será preciso determinar cuáles son los obstáculos existentes para poder analizar cómo resolverlos, y luego poder planificar el proyecto considerando todas las variables.

Si no se aborda de manera sistémica un proyecto de implementación m-learning, lo más probable es que fracase.

Estrategia Nº 4: Pensar en grande, pero comenzar de a poco.

Es vital tener una visión completa del proceso, y a partir de allí comenzar a estructurarlo escalonadamente. En esta línea, cada una de las acciones que se implementen, deberían tener un sentido en el contexto del proyecto global y las estrategias y objetivos de la empresa, pero al mismo tiempo una gran solidez en particular.

Es importante probar e ir haciendo ajustes en relación a cada avance en el proyecto, mediante la implementación de experiencias de corto alcance, en el contexto de un programa en el que estas prácticas tengan un sentido general y sistémico. Éxitos a pequeña escala van marcando el camino, consolidando objetivos y creando confianza.

Estrategia Nº 5: Mapear  y analizar proyectos exitosos.

La identificación y análisis de experiencias de éxito, permitirá avanzar con mayores certezas en los procesos a desarrollar, y determinar qué características de cada caso pueden contribuir a un mejor resultado en la propia organización.

En esta tarea, el apoyo de compañías que estén especializadas en diseñar e implementar procesos de desarrollo del talento apoyados en tecnologías, con una visión ubicua, móvil y portable, resulta esencial.

Incluso, difundir internamente las experiencias de corto alcance que desarrollen las organizaciones, mostrando los logros obtenidos y el impacto real en la mejora del desempeño y la obtención de resultados, es una práctica muy recomendada, para apoyar la gestión del cambio a nivel transversal.

Estrategia Nº 6: Aplicar principios generales para la capacitación

El uso de m-learning debe considerar todos los sustratos conceptuales y metodológicos que operan como modelos para la capacitación en general, y de adultos en particular. Debería, en consecuencia, atenderse a los aspectos andragógicos cuando de adultos se trate, utilizarse modelos y conceptos de aprendizaje generales (como el aprendizaje significativo, el aprendizaje colaborativo, las estrategias para el desarrollo de habilidades cognitivas de orden superior, etc), aplicados –por supuesto- al aprendizaje mediado por tecnologías.

Estrategia Nº 7: Considerar y aplicar acciones para afrontar la gestión del cambio

Al momento de tomar la decisión de avanzar con la implementación de un proyecto de aprendizaje móvil, resulta de gran importancia implementar acciones para la gestión del cambio, que respondan a una estrategia global corporativa.

El grado de involucramiento de los altos mandos de una organización, y la viralización corporativa de los beneficios y aportes a la mejora del desempeño y resultados que aportaría una solución de estas características, es vital para su apropiación interna y evolución.

Estrategia Nº 8: Tomar como punto de partida los aprendizajes y no la tecnología

Si bien los dispositivos móviles entusiasman por las aplicaciones disponibles o las que pudieran desarrollarse, sumado a sus prestaciones vinculadas a la movilidad y portabilidad, hay que recordar que son los objetivos de aprendizaje esperados los que comandan el uso de ésta tecnología, y los que guiarán la forma en cómo adoptarlas para optimizar los procesos de capacitación, mejorar el desempeño y potenciar los resultados de negocio.

Estrategia Nº9: HTLM 5, el común denominador tecnológico para el m-learning

Dejando en claro que la tecnología debe apoyar las necesidades de movilidad y portabilidad del conocimiento, asumiendo un rol de soporte, vale destacar que el común denominador tecnológico para un proyecto de aprendizaje móvil es el lenguaje HTML5.

La capacidad para la creación de contenidos/recursos/cursos en HTML5 (garantizando que éstos sean accesibles desde cualquier dispositivo) es hoy un requerimiento indispensable en cualquier plataforma de gestión del conocimiento y herramienta de autoría, que se precie de estar a la altura de las necesidades que plantea la formación corporativa en la actualidad.

HTML5 es un lenguaje simple, que ha significado un factor decisivo en la optimización de la producción de contenidos/recursos/cursos destinados a soportar procesos de formación corporativa ubicuos, móviles y portables (desde multi-dispositivos), evitando la duplicación y multiplicación de esfuerzos (una única instancia de diseño y desarrollo para generar contenidos multidispositivos), potencia el manejo de grandes volúmenes de datos y disminuyendo el tiempo de carga de las páginas web, con la inclusión de mayores elementos gráficos y multimedia, la geolocalización y su capacidad de trabajo offline.

Conclusión

Las necesidades formativas de las organizaciones son móviles, ubicuas y portables. Pero casa empresa debe responder a requerimientos diversos en la distribución del conocimiento hacia sus colaboradores, de acuerdo a su propia estrategia de desarrollo del talento, a sus objetivos relativos a la mejora del desempeño de sus colaboradores, y a los resultados de negocio que pretende.

Cada compañía que entienda que el m-learning le aportará soluciones, deberá avanzar en un diagnóstico adecuado, que le permita estructurar un proyecto de aprendizaje sólido y evolutivo.

Contar con el apoyo de una empresa especializada en el desarrollo del talento, que facilite este proceso y permita iluminar el contexto global de un proyecto de estas características, es una de las principales claves para lograr el éxito. Desde élogos Latam podemos apoyarlo para que su organización pueda lograr los resultados esperados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s