Crece la enseñanza virtual del inglés en las empresas

Por Diego Cerutti, responsable de proyecto de Tecnonexo Inglés (franquicia argentina de la empresa israelí Edusoft)

La capacitación de los recursos humanos de las empresas latinoamericanas en el idioma inglés es una tendencia que crece a la par de la internacionalización de los objetivos de comerciales de las pequeñas, medianas y grandes compañías. Hoy es impensado e inviable que los board corporativos, las áreas de venta, relaciones institucionales y atención al cliente, entre otras, no cuenten con una sólida formación en el idioma de los negocios por excelencia a nivel mundial. La enseñanza del inglés en las organizaciones es sin duda una inversión que impacta directa y profundamente sobre las oportunidades en el exterior y la capacidad de importar conocimiento y oportunidades al entorno local.

En algunas compañías, la dependencia al idioma está ligada al desarrollo de las tareas laborales cotidianas, como es el caso de las compañías aéreas que deben capacitar a sus mecánicos para comprender los manuales en inglés de los nuevos aviones que incorporan a su flota. Lo mismo ocurre con los laboratorios y otras industrias. También el aprendizaje del idioma en las empresas se vincula con un beneficio o valor agregado que da una organización a sus empleados; ofreciéndolo como un plus que se suma a los beneficios salariales.

La tendencia es capacitar a los recursos humanos corporativos a través de modelos online, con plataformas integrales que brinden soluciones flexibles y dinámicas a la hora de realizar los cursos, sin la necesidad de realizar instancias de capacitación que comprometan el espacio físico de las empresas. En este sentido, es central la flexibilidad de los cursos, que permitan la libre disponibilidad horaria para usar los mismos en diferentes horarios, sin necesidad de comprometerse a asistir clases con horarios fijos, que luego se cancelan por diferentes compromisos de último momento.

Los cursos de inglés a nivel corporativo tienen una fuerte demanda de herramientas de control y seguimiento de los alumnos, y la empresa proveedora debe entender esta dinámica para poder apoyar adecuadamente a sus clientes. Precisamente, esta falta de control es uno de los motivos por los que aumentan las tasas de fracaso, cuando desde los institutos de idiomas no se provee a las empresas, de forma periódica, la información necesaria del avance y evolución de cada alumno, impidiendo ver los problemas de aprendizaje de manera anticipada y evitando la falta de motivación.

En general, otra de las razones por las que los cursos de inglés fracasan es la ausencia de un diseño estratégico sus tiempos o los problemas de planificación y coordinación de los mismos, cuando no se fijan objetivos a corto, mediano y largo plazo, teniendo en cuenta que el aprendizaje puede llevar de 2 a 3 años, según el nivel de conocimiento.

Nosotros armamos un plan de estudio para cada alumno, independiente del nivel que tenga, y con nuestros coordinadores nacionales e internacionales y en equipo con la empresa cliente, los motivamos y  apoyamos a lo largo de su curso. De manera sistemática designamos un coordinador de curso (de la misma compañía o de nuestro equipo de especialistas) para monitorear el estado y avance de los mismos. Desde el punto de vista pedagógico y tecnológico, cada cliente puede elegir, en base a su necesidad, en que parte del proceso educativo hacer más hincapié: en la escritura, si el colaborador requiere por su trabajo comunicarse vía e mail con el exterior, en conversación, gramática, etc. Nuestra herramienta es integral y permite realizar modificaciones en base a estas disposiciones. Además, todos nuestros niveles tienen correlación con exámenes internacionales (TOEIC; TOEFL, etc).

Más allá de poder entender las razones habituales de fracaso en este tipo de cursos y planificar procesos que las eviten, otra de las cuestiones centrales a tener en cuenta es cómo se logra que los empleados se interesen y aprendan bien el idioma. El inglés hoy es una necesidad básica, igual a sumar y restar, y lograr trabajar en una compañía que capacita a sus colaboradores en este idioma es un privilegio que nadie lo puede desaprovechar y sobre el que resulta importante concientizar. De todas maneras, el ejecutivo señala la importancia de trabajar con los profesores y la plataforma de estudios para fomentar la motivación de los alumnos, a través del  contacto con los profesores y ejercicios especialmente estimulantes, que abarcan situaciones de la vida laboral y particular de cada persona, con el objetivo de que se vea rápidamente reflejado el aprendizaje.

La adecuación a las necesidades de cada compañía es otra de las claves para el éxito y las organizaciones que contratan este tipo de cursos suelen requerir en términos de contenidos y evaluación.

Según un estudio desarrollado por Edusoft entre 200 empresas latinoamericanas, la productividad en empleados que usan el inglés en su trabajo cotidiano aumentó un 20% luego de su primer año de estudios, marcando claramente el retorno de la inversión que se realiza al contratar una capacitación de inglés corporativa.

Para obtener mayor información: www.tecnonexo-ingles.com.ar

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Formación Online. Guarda el enlace permanente.