Estudio revela problemas en la formación corporativa que impiden lograr resultados de negocio

Una encuesta reveló falta de seguimiento y soporte a los participantes en las capacitaciones corporativas, e identificó los problemas que conspiran con la obtención de resultados y altos índices de efectividad. Asimismo, señaló que las áreas de formación están más preocupadas por lo que sucede dentro del aula que por lo que hacen las personas cuando vuelven a sus puestos de trabajo.

La principal falencia admitida por las áreas de formación de las empresas en términos de sus programas de capacitación radica en no contar con mecanismos para saber lo que pasa luego de realizado un proceso formativo. En este sentido se expresó el 76% de las empresas consultadas por AXG Tecnonexo (www.tecnonexo.com) y Herramientas Gerenciales, en el marco de una serie de encuentros corporativos celebrados en mayo de 2010 en Buenos Aires; donde se identificó a esta problemática como uno de los inconvenientes más fuertes para lograr que la formación tenga mayor impacto en las variables de negocio.

En total, fueron encuestadas 35 empresas de primer nivel -70% multinacionales- de los sectores Retail (Supermercados y Farmacias), Consumo Masivo (Alimenticio), Servicios (Seguridad, Salud, Logística, Recolección de Residuos), Bancos y Seguros, Energético, Telecomunicaciones e Industria. Quienes respondieron a las preguntas fueron los Gerentes de RRHH, Gerentes y Jefes de Formación o Capacitación y Desarrollo, y Analistas de Capacitación.

El 80% de las empresas manifestaron tener bastante definidos los objetivos de negocio del área involucrada en un proceso de capacitación, mientras que el 18% expresó tenerlos poco o nada precisados.

Adicionalmente, respecto de los cambios esperados por parte de los beneficiarios de la formación, sólo el 36% de las empresas considera que tiene bien definidos los comportamientos que se espera que los participantes modifiquen al finalizar un programa de capacitación. El 44% considero tenerlos algo determinados y el 21% muy poco o nada definidos. En esta línea, vale destacar que de acuerdo a investigaciones internacionales, sólo un 16% de los participantes en programas de formación aplican lo aprendido en su tarea cotidiana.

Según la encuesta, en cuanto al diseño de mecanismos para involucrar a los jefes de los empleados participantes, el 62% sostuvo que ya los tiene bastante resueltos o casi en su totalidad, al tiempo que el 26% aseguró tenerlos desarrollados medianamente y el 13% reconoció que se trata de un tema pendiente.

Un 38% de las firmas consultadas establecen habitualmente mecanismos de soporte a los participantes, para ayudarlos a transferir lo aprendido a la práctica. El 36% lo hace de vez en cuando y el 23% no tiene adoptada esta práctica.

Apenas el 23% de las empresas poseen un mecanismo de seguimiento del cumplimiento de los compromisos asumidos en los procesos de capacitación, mientras que el 76% no cuenta con una práctica establecida en este sentido o directamente no la tienen implementada.

La misma tendencia se manifestó a la hora de señalar si las compañías que participaron de la medición contaban con una metodología adecuada para lograr que los participantes transfieran lo aprendido. El 31% respondió positivamente, el 30% dijo implementar ocasionalmente algún método, y el 31% admitió no tenerla.

“La buena noticia es que existen métodos que se están implementando en forma sistemática para mejorar estos índices. Hay casos de empresas, como las que asesoramos desde AXG Tecnonexo, que han demostrado que un proceso sistemático de planificación de la puesta en práctica del aprendizaje, puede impactar en incrementos del 300% y 400% en la mejora del desempeño del personal de una compañía”, señaló Marcos Fontela, CEO de Tecnonexo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Evaluación del Desempeño. Guarda el enlace permanente.